Desde el Frente de Izquierda (FI), externamos toda nuestra solidaridad a las y los trabajadores de la Sección 271 del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSRM), por la huelga que han emprendido, para demandar, únicamente, lo que por derecho les corresponde.

Quienes impulsamos la constitución del Frente de Izquierda como una opción político-electoral de las y los trabajadores de Michoacán, entendemos que la lucha organizada del pueblo trabajador michoacano es fundamental para lograr alcanzar un nivel de vida digno.

Nada nunca nos fue regalado. Todos los derechos de los que ahora gozamos, han sido conquistas alcanzadas con el sudor y sangre de miles de trabajadores que soñaron con un presente más decoroso y un futuro más prospero para su persona y sus familias.

Por esta razón, hoy tenemos más claro que nunca, que es desde las bases sociales del pueblo trabajador michoacano, desde donde debemos construir un gobierno diferente.

Tenemos la firme convicción de que es necesario que Michoacán tenga un gobierno de las y los trabajadores. Que seamos nosotras y nosotros, los generadores la riqueza social, quienes por primera vez en la historia de nuestro estado, asumamos el control de la administración pública.

Reconocemos, como siempre lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo, que las formas de lucha no son únicas ni excluyentes. Por esta razón, respaldamos la huelga de la Sección 271 del SNTMMSRM, por ser una digna y bella muestra de lo que la clase organizada puede conseguir.

Por último, exigimos a la empresa ArcelorMittal que pague el reparto de utilidades que por ley corresponde a los trabajadores. La conminamos, además, a que deje esa mezquina y miserable actitud. Agradecidas deberían de estar las y lo accionistas de ArcelorMittal de todo lo que a costa del pueblo portuario de Lázaro Cárdenas han ganado.